RÍTMICA DALCROZE

¿Qué es la Rítmica Dalcroze?

“Es importante –y conviene no olvidarlo nunca- que la Rítmica sea considerada como un modelo de educación por y para la música”. Emile Jaques Dalcroze

La Rítmica DALCROZE, desarrollada por el compositor y pedagogo Suizo Emile Jaques-Dalcroze (1865-1950) es una Pedagogía Musical Activa. Si bien es conocida como un método no posee un dogma o una sistematización, ni manuales ni una estructuración fija de contenidos. En cambio, se basa en principios y bases profundamente sólidas gracias a las cuales el profesor podrá sentirse libre de construir sus ejercicios (tanto más cuanto mayor sea su comprensión de los principios) y organizar su programación sin que sea necesariamente igual a la de otros profesores de Rítmica del mundo.

Para Emile Jaques-Dalcroze (1865-1950), la música no está únicamente constituida de sonidos y duraciones, sino que es el producto de los movimientos del Ser (movimientos exteriores y movimientos interiores) y que pone en juego su organismo entero  (su respiración, sus sensaciones, el juego de sus músculos y de los comandos nerviosos ocasionados por el cerebro, su afectividad y sus capacidades mentales de reflexión y representación), desarrollando un SISTEMA DE EDUCACIÓN MUSICAL en el cual el objetivo era el de armonizar las facultades sensoriales y motrices (el gesto, expresión del cuerpo), las facultades mentales (el verbo, expresión del pensamiento) y las facultades afectivas del individuo (el sonido, expresión del alma).

Es en el músico en quien pensaba Jaques-Dalcroze en primer lugar cuando hacía referencia a esta armonía tan necesaria; porque constataba su ausencia en muchos de los alumnos avanzados a quienes trataba en su enseñanza en el Conservatorio de Ginebra. Se sorprendía por el hecho que demasiados alumnos no querían, ni comprendían o no sentían suficientemente la música que debían leer, escribir, cantar o realizar con un instrumento. Para algunos no era más que un juego intelectual (la aplicación de las reglas) y para otros, no se trataba más que de una demostración de motricidad (el virtuosismo instrumental). Muy pocos la escuchaban realmente, muy pocos vibraban al escucharla, muy pocos eran realmente habitados interiormente por ella, muy pocos llegaban a poder utilizarla como un medio de expresión personal.

Esta constatación le hizo pensar que hacía falta desarrollar desde la infancia estas cualidades tan necesarias para el músico, antes de que el niño empiece el estudio de un instrumento, en una edad donde los hábitos todavía no hayan tenido tiempo de fijarse irremediablemente: antes de adaptarse al movimiento y al sonido de un instrumento, el alumno necesita de un cierto control sobre él mismo. La técnica del instrumento es la traducción de su propio movimiento. El sonido del instrumento es la traducción de su propio canto interior.

Es así como él instauró prontamente un método de educación destinado a preparar al niño al aprendizaje de la música y a acompañarlo luego a lo largo de sus estudios musicales e instrumentales, con los tres objetivos siguientes:

  • Desarrollar el sentimiento musical en el organismo entero.
  • Crear el sentimiento de orden y de equilibrio después de haber despertado todos los instintos motores.
  • Desarrollar las facultades imaginativas (de representación y de creación).

 

 

¿Cómo trabajamos en un aula de Rítmica?

“La primera educación que debemos darle al niño consiste en ayudarle a conocerse a sí mismo, a familiarizarlo con la vida y a despertar en él las sensaciones, sentimientos y emociones antes de instigarle a describirlas. Emile Jaques Dalcroze, 1909.

 

En el aula de Rítmica trabajamos en el desarrollo integral de la persona a través de la música, audición activa, empleo de la voz y el movimiento del cuerpo. El movimiento y la voz son los primeros instrumentos musicales con los que cuenta el niño. 

En un aula de Rítmica el Cuerpo en Movimiento, el Solfeo y la Improvisación constituyen los tres pilares fundamentales. Utilizamos el movimiento natural del cuerpo para desarrollar una sensación musical a través del cuerpo y así intelectualizar mejor las nociones musicales. El niño es tomado como un todo, su cuerpo es su instrumento, es como una gran oreja. Y cuando se pone un nombre en un concepto musical, ya ha sido experimentado por el cuerpo

El alumno es un participante activo, él mismo construye la materia/asignatura, guiado por el profesor utilizando el “descubrimiento guiado” como didáctica o metodología. El maestro dalcroziano se asegura de que el niño descubra por sí mismo el concepto trabajado.  

En un inicio el trabajo es muy INTUITIVO: se ofrece al niño a través de experiencias musicales escuchar, comparar, hacer por sí mismo. Poco a poco estas experiencias se hacen más complejas y en algún momento vamos a tratar de entender lo que se ha hecho. Esta es la fase de TOMA DE CONCIENCIA, de volver a lo que se ha experimentado, fase muy importante entre el intelecto (ANÁLISIS COGNITIVO) y el sentimiento de lo vivido (HACER Y SENTIR). Lo realmente importante, y que diferencia la Pedagogía Dalcroze de la enseñanza tradicional, es  toda la fase anterior a la toma de conciencia. 

La atención visual a la notación, que con frecuencia distrae de la audición, la aplazamos hasta una etapa posterior (primaria) en la que los educandos ya habrán experimentado y asimilado los conceptos fundamentales de la música en toda la etapa anterior en infantil. Los educandos se encontrarán inmersos en los aspectos emocionales y dramáticos de la música, así como en la comprensión más o menos minuciosa de los elementos que la integran, comprensión que evidenciarán a través de los movimiento

A través de diferentes tipos de ejercicios o experiencias musicales nos acercamos a un contenido o concepto musical tratando de pasar por todo tipo de percepción: auditiva, visual, táctil, motora, etc. para ayudar a los educandos a entenderlo. De esta manera, cada alumno, independientemente de su dificultad y su particularidad, puede en algún momento ser reconocido en la competencia que sea su fuerza.

Para trabajar ese contenido o concepto musical proponemos diferentes enfoques para aumentar las posibilidades de que se integre. Por ejemplo, si explicamos un tresillo, primero se escuchará a través de los ejemplos musicales. A continuación, vamos a bailar con un objeto, vamos a compararlo con un ritmo que se parece mucho, pero que a la vez es diferente, uno va a cantar, golpear una pandereta, reproducir una canción para identificarlo… y solo después le diremos al alumno: lo que hiciste, sentiste, bailaste, cantaste, se llama tresillo y se escribe de esta manera. De hecho, cuando el niño ha integrado el tresillo casi sin darse cuenta, y toma su instrumento, ya lo conoce.

(Texto extraído del artículo “Vivre, ressentir, comprendre: l’enseignement musical selon la rythmique Dalcroze”).

 

 

+ INFO RÍTMICA DALCROZE:

Institut Jaques-Dalcroze de Geneve (rythmique-musique-mouvement):  http://www.dalcroze.ch/

The International Federation of Eurhythmics Teachers (FIER): http://www.fier.com/

Dalcroze UK: http://dalcroze.org.uk/

Dalcroze Society of America: http://www.dalcrozeusa.org/

Escola de Musica Joan Llongueres de Barcelona: http://www.joanllongueres.cat/es/

Associazione Italiana JAQUES-DALCROZE: http://www.dalcroze.it/

 

 

magnolia logo color

Anuncios